La invasión de las hadas (Tríhada I)

Con las altas temperaturas, las hadas abandonaron los pantanos. Revoloteaban por doquier en grandes nubes de polvo mágico invadiéndolo todo.

Su cháchara continua —las hadas nunca duermen— acabó por desquiciar a ogros, elfos y enanos.

El Consejo del Bosque, entonces, permitió a los humanos atraparlas y hacer cuentos con ellas.
Escrito por Manuel Bocanegra
Parte I | Parte II

44 comentarios :

  1. Patricia, me lo has quitado de la boca.
    ¡Ooooohhhh!
    Una de las mayores delicias que he leído por squi.
    Vete preparando el micro de final de mes con este título porque, o micjm me equivoco, o va a estar.
    En mi libreta abro el apartado de trilogías Bocanegra.
    Un 10.

    Abrazos
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se nosn que lo he escrito con el móvil.
      Perú se entiende, ¿no?
      Me pregunto cómo de un "mucho", el autocorrector puede poner "micjm". Será cosa de las hadas o de los ogros.
      Maencantao tu micro. Te lo repito.

      Eliminar
    2. Pablo Núñez, ¿cómo que un 10? Que no eres jurado...
      ¡Pero yo sí!

      Eliminar
  2. Bienvenida sea esa invasión de hadas si viene acompañada de historias como ésta y al menos otras dos mas. Al final, va a resultar que el cambio climático tiene ventajas.
    Un relato lleno de magia, Manuel
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Besos y abrazos muuuuu apretaos para el triángulo mágico de Cincuenta: Patricia Richmond, Pablo Núñez y Ángel Saiz, ¡casi na de la buena!
    Si no fuera por lo que es, os lo dedicaría, pero se lo he regalado a Lilian, que hoy cumple una nueva primavera.
    De verdad que os daba un achuchón. De Cincuenta al cielo, creo que se dice por ahí.
    Muchas gracias, trío fantástico.

    ResponderEliminar
  4. Paloma Hidalgo15/4/18 16:48

    Resulta que son parlanchinas...ya sé yo entonces la razón de que me gusten tanto!
    Como tu relato, que me encanta.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son de dar mucho palique, sí, por lo menos las que yo conozco, jejej...Gracias, Paloma.

      Eliminar
  5. Manuel, un precioso micro. Impregnado de dulzura y ternura. Me encanta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Miry, por tu comentario. Un abrazo también para ti.

      Eliminar
  6. Muero... ❤️❤️❤️
    Enhorabuena Bocanegra.
    Besos de hadas.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hada entre las hadas... ¡el hada Malu!
      Muchas gracias y muchos besos!!!

      Eliminar
  7. Carmelo Carrascal15/4/18 17:35

    Lo desconocía, pero me encanta saber que "las hadas nunca duermen". Y que les gusta la cháchara - "cháchara continua" (¡qué majas!). No pierden el tiempo durmiendo, así que sus parloteos serán interminables.
    Gracias a la decisión del Consejo habitan en nuestros cuentos, empezando por el microcuento tuyo.
    Formidable, Manuel!
    !Ah! y qué buena la "h" del paréntesis del título...
    Un (h)abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay que preocuparse, Carmelo, uno acaba acostumbrándose; luego son simpáticas y serviciales, llenas de sabiduría. Cuando no tengo internet, aprovecho para preguntarles a ellas mis dudas.
      Gracias por tu visita y tus palabras. No me resisto, no; para ti también un (h)abrazo.

      Eliminar
  8. Confiesa, Manuel. Esta historia la conoces de primera mano porque tienes un constante revoloteo de hadas en casa. De ellas provienen estos mágicos cincuenta.
    Un micro delicioso. Besos alados.

    ResponderEliminar
  9. Como éramos pocos, llegaron las hadas... entre ellas y las musas, te puedes imaginar, Carmen... ¡un disparate creativo continuo!
    Muchas gracias por tu lindo comentario y por tus besos tan revoloteadores. Para ti van los míos.

    ResponderEliminar
  10. Una gozada, !hadas!, yo conozco alguna, he tenido mucha suerte. Espero con ganas el siguiente. Plas, plas, plas, para ti y para que no desaparezcan las hadas. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos que conservarlas, Maite, no hay tantas como en el microcuento, pero haberlas, haylas. Gracias. Un beso.

      Eliminar
  11. Hacia tiempo que tenía una duda ¿de donde venían las hadas de los cuentos? Resuelta.
    Gracias Manuel 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ti, Lunanegra, por pasarte y comentar. Saludos.Gracias.

      Eliminar
  12. Es muy grato leer un microrrelato con esa frescura en su narración. Muy bueno.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Beto, son las hadas que le prestan un poco de su aire. Saludos.

      Eliminar
  13. Manuel, un relato lleno de fantasía y creatividad. Tus letras vuelan con las hadas.
    Me encanta el título que le has dado a la trilogía, con muchas ganas de seguir leyéndote.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  14. Que no nos falten las ganas de volar, fantasía y creatividad que sean pan diario. Gracias por pasarte y comentar, Javier. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Eduardo Martín Zurita16/4/18 12:04

    Hola, Manuel. monarca de las cincuenta palabras.
    Con retraso, pero más vale tarde que nunca, los refranes son imperativos.
    El texto es como para quitarse el sombrero un millón de veces. O la chistera, acaso fuera más apropiado. Y encima hay más, según el título deja claro. hay prórroga pero sin rotura de meniscos ni ligamentos. Es un texto dulce, mas solo en apariencia, pues comienza resfrescándonos (valga la ironía, por si se nos hubiese olvidado) el asunto del cambio climático. Vamos a extinguirnos, más que por el fuego, cantado por los profetas, absolutamente inundados. Pobres hadas, si se les mojan las alas. Luego el cuento se va tornando amable, con el giro de la peripecia. Esos otros seres Elementales, Fantásticos ponen a las hadas en manos de los humanos, pero metafóricamente, es decir, para hacer cuentos con ellas, sobre ellas mejor. Y qué temática más seductora que la de delas hadas. Un microcuento de la factoría Bocanegra, que es mucho decir. Me pongo en plan calificativo y le doy un once sobre diez, olvidándome de la propina. Eres el gran goleador de las cincuenta palabras.
    Un abrazo, entre fantástico y asombrado, colmado además de todo mi cariño y admiración.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Eduardo; hola, Martín; hola, Zurita, mi trinidad preferida. Si no fuera porque aún soy niño con alas me ruborizaría como un imberbe al que le sale un gallo en un requiebro. Pero no, porque me quieres bien, y sabemos que el gusto siempre es nuestro. Del que recibe palabras amables de los compañeros. Para volar hace falta un colchón seguro donde caer cuando nos despeñemos. Y tus palabras vienen a hacerme esa red que me permite, por hoy, ser un soñador entre las alas.
      Traen colas también estas aladas criaturas. No menos de tres. Cada una en su mágica acepción y en su contexto de luz. Tenía ganas de rebozarme en la luz prístina de las historias blancas, aunque lleven, como toda prenda, su doblez.
      Tú sabes mirar en los relatos con ojo de disfrutador y también con ojo escrutador y así llenas tus comentarios de esta riqueza y este espíritu que insufla nuevo afán para seguir caminando hambriento de palabras.
      Si tú me das el once, el doce es para ti; ya sabes, el del jugador infatigable, el que siempre está sobre el campo, el imprescindible. El amigo entusiasta.
      Hoy me has hecho rey de mis palabras. Que te lo premien las hadas con luz y con dicha.
      El abrazo más grande es para Eduardo, para Martín, para Zurita. Grande.

      Eliminar
  16. Bocanegra: Me has dejado con la boca ahíta de buen gusto y el pensamiento alzado a las nubes. Me siento más niña que ayer, y eso rejuvenece los corazones.
    Mil gracias por este regalito, Manuel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, qué bonito! Cuando un texto tiene produce ese efecto, es alegría para quien lo lee y felicidad para el que lo escribe. Gracias, Mª Jesús, un regalo para mí es tu comentario. Un beso.

      Eliminar
  17. Ya he encontrado a quien contará mi historia. Gracias ;)
    Hada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué suerte tener alas, Anónimo. Gracias. Saludos.

      Eliminar
    2. Bueno, parece que no se ha captado bien que mi comentario era un gran elogio a la originalidad de tu micro. Lo siento. Saludos.

      Eliminar
    3. Lo he entendido, Dakotta; yo también he tratado de hacerte un guiño amistoso con las alas de las hadas. Muchas gracias. Un abrazo.

      Eliminar
  18. Gracias al bosque por permitir impregnarnos de la magia de las hadas, y gracias a ti, Manuel, por regalarnos este relato lleno de sensibilidad. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ti, Salvador, por tu aprecio con los relatos ajenos. Un detalle de buen gusto que demuestra la delicadeza de tu persona. Un abrazo.

      Eliminar
  19. Oh, qué micro tan bonito y lleno de fantasía, Manuel. Me ha encantado el por qué de que las hadas aparezcan en los cuentos, desvelando su pequeño misterios: Son charlatanas. Me ha encantado. Un abrazo muy fuerte, amigo Manuel, por tanta belleza con tan pocas palabras.

    ResponderEliminar
  20. Gracias, Carmen, haces vibrar mis cascabeles de duendecillo con tan lindas palabras. Lo más cercano a las hadas que conozco son las palabras, siempre contando, siempre charlando. Un placer tu visita. Un beso.

    ResponderEliminar
  21. No sé yo si los humanos se conformarán con hacer cuentos con los personajes del bosque. No sé cuándo se concedió el permiso, pero ya no se ven hadas, ni elfos ni enanos como antes... Excelente micro, Manuel, un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Gracias, Pepe, vamos quedando pocos y los pocos, creo que nos refugiamos en esta página. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Luna Negra19/4/18 21:45

    Wowwww Manuel has conseguido emocionarme realmente y retrotraerme a esa fugaz e inocente infancia en la que se me iba el día leyendo cuentos de hadas. Gracias por devolverne un pedacito de mi niñez. Besitos. Seguimos leyendonos. Luna Negra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que todos las hemos visto alguna vez. en nuestra niñez las hadas invadían nuestro cada día con tanta naturalidad como hoy lo hacen las palabras. Me alegro mucho que te haya llegado la chispa de las hadas, Luna. Un beso.

      Eliminar
  24. ¡Qué maravilla, Manuel! Un cuento de exquisita inspiración y de una delicadeza infantil. Es de ese tipo de historias que sólo las puede escribir un adulto que no ha dejado de mirar hacia nunca jamás.
    Repito, una maravilla.
    Un gran abrazo con manos sin garfio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese abrazo tuyo lo tomo suspendido en el aire mágico y generoso de tus palabras, Antonio. Me electriza tu forma de decirlo. Qué poder el tuyo. En algún lugar nos espera el país de Nunca Jamás. Y un gran abrazo.

      Eliminar
  25. Hay que trasladarse a los mágicos mundos de la infancia para ponerse en situación, esos que fuimos perdiendo con el transcurrir de los años, y con las preocupaciones y problemas que la vida nos fue trayendo, además de, por lo general, algunas que otras decepciones y desgracias.
    En esos bosques fantásticos debió de quedarse el chiquillo soñador que fuimos, ese que tuvo que cederle su puesto al confuso adolescente que parecía desubicado en el mundo y que comenzaba a sentir las abrasadoras llamaradas de Afrodita. Debimos negarnos a crecer, como Peter Pan, pero o no supimos cómo hacerlo, o nos obnubiló el propio discurrir de la vida.
    Mas nunca es tarde para regresar a esos lugares, como nos demuestras con esta Tríhada que inicias, en la que has conjurado a esas hadas -quizá similares a Campanilla, quizá como cualquier otra de esas que aparecían en los cuentos en los que vivíamos la mejor parte de nuestras vidas infantiles- que se elevan desde los pantanos en un ambiente de neblina, en plena noche, en la que todo es misterio y uno se queda expectante a la espera de colarse en las más maravillosas aventuras, como, por ejemplo en Las crónicas de Narnia, o en El señor de los anillos, sabiendo que esos peligros que despiertan nuestros miedos se disiparán con la luz del día.
    Sea como fuere, con este inicio las has liberado y ya lo invaden todo, aunque parece que han enfadado a ogros, elfos y enanos y, quizá, a algunos otros personajes gruñones y un tanto maliciosos de esos mundos de la fantasía.
    Pero hay un misterioso consejo del bosque -¿formado por quiénes?- que ha decidido permitir a los humanos atraparlos -a los humanos que vagan por esos mundos y creen en ellos, pues el resto esta inopia de los realities shows, o de cosas peores- y hacer cuentos con ellas.
    Tú ya te has puesto a la tarea, espero que nos prestes a alguna de esas hadas para que ilumine un poco nuestra mohosa imaginación de individuos en peligro de precipitarnos en el filisteísmo reinante, y podamos pergeñar historias llenas de sueños, éxtasis y fantasías.
    Genial inicio de una Tríhada que promete ser excepcional. Un abrazo, Manuel.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!