Venganza fría, casi helada

Envidio a Germán desde niño; yo era un neutrón orbitando su universo.

Pero el tiempo me ha insuflado valor, abandono su arrogante firmamento. Empujo su silla de ruedas y la posiciono para que no pierda detalle de cómo le tiro los tejos a Lily, la octogenaria más bella del geriátrico.
Escrito por Salavador Esteve

Clown

Aquel traje me sentaba bien. Los colores coordinaban de manera natural.Tal vez el rojo debiera ser un poco más intenso, más "encarnado"...

Afortunadamente, tras la función, ese pequeño desajuste cromático lo solucioné en cuanto acabé de acompañar al aparcamiento a la de la tercera fila de la grada par.
Escrito por Rafael Domingo - Twitter

Inocencia

Soy la hiedra que se enreda sobre la sombra del círculo de tiza devorado por las pisadas del gigante. No llores más, niña, y agárrate fuerte a mis raíces. Te armaré dos alas de hojas verdes y el tiempo te arrastrará hasta el lugar en el que nacen las hadas.
Escrito por Patricia Richmond - Web

Performance

El amor es audaz: ata una cuerda entre dos corazones y hace una demostración de equilibrismo, mientras ambos palpitan al mismo ritmo. Tan pronto uno baja la intensidad el otro deshace el nudo y el intrépido funambulista cae, transformado en cazador. Entonces atrapa a otros ingenuos, para continuar su acto.
Escrito por Beto Monte Ros - Twitter

Esclavizados

Recordaba conversaciones con sus padres sobre su futuro: "Conseguir un buen trabajo es la clave". 

Ahora aquellos tiempos quedaban lejos, su vida era fácil. Lo había conseguido. Gozaba de toda clase de caprichos, ninguna obligación le atenazaba.

Pero la mascota cibernética era un humano domesticado por el cíborg más avanzado.
Escrito por Francisco Rubio Yepes - Web

Hormiguero

Habría sido mejor que aquella noche no comiera ese delicioso y somnífero postre de leche y miel; las hormigas se hubieran abstenido de buscar refugio en su boca, en sus fosas nasales y en sus oídos. Apenas alcanzó a despertar para sentir el tropel martirizando el interior de su cabeza.
Escrito por Andrés Galindo - Web

Acogedora ocupación

—Ya estamos con lo de la propiedad privada. Tráguese las llaves si le apetece. No hay escrituras que valgan, amigo mío. A saber lo que le habrán dicho por ahí. Sea buen chico y quítese cuanto antes ese pijama lleno de casitas con jardincitos. Podemos hacerle sitio en la cama.
Escrito por Eduardo Martín Zurita

Vendedor de espejismos

Compré la lámpara convencido por la palabrería del comerciante de antigüedades cuya apariencia me alcanzó a hacer pensar que lo habían sacado de la lámpara antes de ser su vendedor. Y era cierto. Apenas le acabé de entregar el dinero se desvaneció frente a mí. La lámpara también parecía real.
Escrito por Luis Ignacio Muñoz - Facebook