La buena educación

En qué se habían equivocado en la educación de su hija era algo difícil de precisar. Lo que sí podía afirmarse a ciencia cierta —pensó el presidente mientras escuchaba a la líder terrorista que tenía en vilo a su nación— era que, por mucho que quisieran, ya no podrían remediarlo.
Anónimo (hasta el 2 de septiembre)

Cuenta atrás

Inquietud amenazante que en mi corazón vibra a golpes con cada segundo. No hay ni un minuto de silencio y a la hora de la verdad se renueva siempre durante el amanecer de cada nuevo día.

—Por favor, papá, mamá dice que ya dejes de contar en cada tiempo muerto.
Anónimo (hasta el 2 de septiembre)

Su último juego

Escogió a su víctima entre sus condiscípulos. Durante una semana lo persiguió por doquier. Cuando su víctima se distrajo para comer, le robó el preciado móvil. 

A las horas del hurto, ante las preguntas de la policía, solo atinó a contestar: "Quería jugar a los Pokemón sin gastar mi saldo".
Anónimo (hasta el 2 de septiembre)

El hijo de la mujer gigante

No va a alcanzar la altura de su madre, aunque ya ha adelantado al hombre jirafa y su agilidad y complexión son comparables a las del gran gorila. Sus primeros ensayos bajo la carpa empiezan a despertar el asombro y la admiración de todos, para orgullo de Goliat, el enano.
Anónimo (hasta el 2 de septiembre)

Exnovio

Sus grandes manos recorrieron el sendero de mis caderas, calibrando la talla de mi último vestido. Sus castos besos sellaron orificios que destilan humanidad. Sus caricias tornaron mi triste palidez en rojo pasión. Su seria mirada sobre mis párpados cerrados.

Sería su última obra de arte, su cadáver precioso, perfecto.
Anónimo (hasta el 2 de septiembre)

Batir de alas

El estado de ánimo de su pareja no debía seguir condicionando su alegría. Mas un día, como otro, descubrió que podía ser feliz aunque ella estuviera triste o enojada.

Al fin libre, dueño de su vida, se sintió renacer; cantaba bonito todas las mañanas, le sabía a gloria el alpiste.
Anónimo (hasta el 2 de septiembre)

Borrón en el expediente

Aquel día recibiría una mención tras treinta años en la policía; había detenido a más de diez asesinos en serie, pero la prensa siempre le achacó que no detuviera al "asesino de corruptos".

Él les decía que era muy difícil atraparlo. Lo que él no sabía era que lo destaparían.
Anónimo (hasta el 2 de septiembre)

Carencias

Tengo fundadas sospechas de que nuestras almohadas se entienden. Anoche, al ir a acostarme, las sorprendí enredadas como contorsionistas en plena función. Juraría que hasta jadeaban sudorosas mientras perdían no pocas plumas en el ardoroso encuentro.

He creído oportuno que lo supieras. Eso, y que deseo frenéticamente que vuelvas conmigo.
Anónimo (hasta el 2 de septiembre)