Puesta de largo

Desde que te hiciste mayor, vamos de mal en peor. Cumpleaños multitudinarios, viajes a parques temáticos y graduaciones ostentosas. Esta noche estás preciosa, abriendo el baile con tu vestido negro. Tu padre y yo esperamos que tardes mucho tiempo en pedirnos uno blanco.

Nuestra cuenta corriente no sale del rojo.
Escrito por Asun Paredes

Asintieron

Javier y sus tres compañeros llevaban varios años haciendo encuestas. Disfrutaban trabajando juntos, aunque muchas veces discreparan. No siempre era sencillo interpretar los datos. En aquella ocasión, las estadísticas decían lo siguiente: el ochenta por ciento de la población trabaja mucho menos de lo que parece. Los cuatro amigos asintieron.
Escrito por Manuel A. V.

Puppy: nuestro peluche vaivén

—¡Niños, salimos!

Sentados en corro, aguardan la entrega diaria de Puppy.

—¿Sabíais que Puppy cuida mucho a los perritos? Incluso a los que están en las estrellas.
—¡¡Ohhh!! —corean.
—¡¡Hoy para Susana!!

Ya corre feliz con Puppy elevado:

—¡¡Papáaa, mamáaa!! Tristes, esperan darle la noticia. Yo... les guiño un ojo.
Escrito por Enrique Caño

Polizona

Semanas intensas, risas, miradas, infinitos besos.

Al final del verano la barca quedó varada en la arena y tú en mi memoria. Ya no quería navegar pues había zozobrado en tus últimas palabras: "Me gustan las travesías de poco calado con marineros. Para viajes de larga duración prefiero tierra firme".
Escrito por M. Carme Marí - Web

Misión fallida

Los extraterrestres aterrizaron en la ciudad; buscaban al miembro de su tripulación que, hace meses, se había quedado en misión de exploración. La señal de su biolog le ubicó en la planta baja del Museo de Ciencias Naturales, en la sala de lepidópteros. Le encontraron clavado en el expositor 3B.
Escrito por Luis Goróstegui - Twitter

Evasión

Cansado de la vida que llevaba, decidió escapar de una vez y para siempre. Escogió cuidadosamente el instrumento que lo sacaría de su miseria y esperó a quedarse solo para hacerlo. Entonces, y de un solo golpe, abrió el libro y se perdió para siempre entre orcos, elfos y enanos.
Escrito por César Eduardo Moreno Senmache - Twitter

Insomne

Otra noche en vela intentando que el murmullo que me tortura cese y permita reposar mi cerebro unas horas. Ya no recuerdo la última ocasión que el silencio me acompañó. Nunca pensé que la conciencia fuera tan molesta. La próxima vez, sin consciencia y con mucho más egoísmo. Maldita reencarnación.
Escrito por Rafael Domingo Sánchez - Twitter

Doble o nada

Quería ganar todo lo que apostaba, iba de casino en casino, jugando en todas las ruletas, su número de la suerte 6 y rojo nunca le abandonaba.

Sucedió que una noche se tropezó con el rival de su vida, la mirada de ella, y fue su doble o nada. Perdió.
Escrito por Leire Frex